20 semanas: El sexo del bebé

El sexo del bebé es algo que a todas nos inquieta desde el momento en que el test de embarazo nos da positivo. Y para mi no fue distinto cuando me quedé embaraza de Illa. En esa ocasión nos confirmaron el sexo a las 16 semanas, aunque unas semanas antes ya se podía intuir.

Sin embargo, en este segundo embarazo ha sido distinto. Muchas me preguntáis por qué todavía no sé el sexo de mi segundo bebé si a estas alturas se debería ver fácilmente. Pero la respuesta es que esta vez no queremos saber el sexo del bebé hasta el momento del parto.
Os preguntaréis cómo puedo aguantar sin saberlo, pues la verdad es que no es fácil. Por supuesto que tengo muchísimas ganas de saber si es niño o niña, evidentemente me muero de ganas, pero esta vez hemos decidido no saberlo hasta el parto y queremos seguir adelante con esta idea hasta el final.

Como ya os conté en el blog, mi primer embarazo fue muy malo, también lo fue el parto, y como todo salió tan mal la verdad es que al enterarme de que estaba embarazada de nuevo empezaron a venir a mi mente todos los miedos que me habían acompañado desde el parto de Illa. El segundo embarazo, además, parece que ocurre en segundo plano. Yo estoy menos pendiente de mi cuerpo porque tengo a Illa, y el resto de familia y amigos ya no se interesan tanto como en el primero. Por esta razón se me ocurrió que no saber el sexo le daría a este segundo embarazo algo de emoción. Siempre me ha parecido súper emocionante ese momento que se veía en las películas cuando nacía el bebé y toda la familia se volvía loca al saber si era niño o niña.Una amiga mía lo hizo así unos meses atrás, lo cual me dio la idea de llevarlo a cabo, y aunque Xavi no estaba del todo de acuerdo, al final no tuvo más remedio que aceptar mi decisión.

En nuestras visitas al ginecólogo, siempre giro la cabeza antes de que se vea la primera imagen, y luego cierro los ojos o miro hacia otro lado cuando creo que se puede ver algo. La verdad es que no es fácil porque sorprendentemente tengo mucha facilidad para reconocer las imágenes del ecógrafo y siempre me da miedo que se me escape algo. Así que en las últimas ecografías he intentado no mirar demasiado, y me tienta hacerlo pero me tienta más la idea de no saber el sexo hasta el momento del parto.

Respecto a nuestras preferencias sobre el sexo del bebé, la verdad es que nos da igual si es niño en niña: lo importante es que todo salga bien. Antes de tener hijos pensaba que me gustaría tener uno de cada, cuando me quedé embarazada estaba loca por tener una niña y después de tener a Illa quería otra niña. Pero al quedarme embarazada por segunda vez la verdad es que ambas opciones me resultaron atractivas. Si fuera otra niña podría aprovechar algunas prendas de Illa y sería genial que las dos pudieran jugar juntas. Pero si fuera niño también sería divertido ver cómo sería tener un hijo, si habría diferencias, si se parecería a Xavi…

Illa nació en abril y el bebé nacerá en septiembre así que no me coinciden las tallas por época del año (invierno y verano). Para los entretiempos sí que podré aprovechar algunas prendas ya sea niño o niña pero habrá algunos meses que tendré que cubrir con ropa de temporada. Como os podéis imaginar, estoy como loca por rellenar esos huecos y el no saber el sexo tampoco me frena porque me encantan los colores neutros así que estoy comprando un montón de conjuntitos en grises, beige, negro, blanco, … Si es niña ya añadiré algún vestidito al armario pero ya tendremos tiempo para comprar cuando llegue el momento.

Así que, como veis, todo son ventajas!

¿Alguna de vosotras ha hecho lo mismo y ha decidido no saber el sexo de sus bebé hasta el momento del parto? ¿Lo habéis hecho en el segundo embarazo o también en el primero? Quiero saber vuestra experiencia! Yo me muero de ganas de ver a mi bebé y que me digan: “es un niño!” o “es una niña!”.

Anuncios

Publicado por

LittleMiss

mamá & creativa

6 comentarios en “20 semanas: El sexo del bebé”

  1. Nosaltres vam voler mantenir la intriga amb en Marc, però va ser necessària una amniocentesi, i tot que vam dir per activa i per passiva que només volíem saber si el bebé estava sà, a la infermera se li va escapar. Va ser una gran desilusió saber-ho però que va quedar eclipsada amb la bona notícia de que tot estava bé.
    Sens dubte, però, a no ser que se li torni a escapar a algú, quan arribi el pròxim (sigui quan sigui), si hi ha algo que tenim clar es que aquesta vegada serà sorpresa.

    Me gusta

  2. ¡Felicidades por el embarazo! Aún se me pone la piel de gallina cuando recuerdo leer la entrada del parto/postparto de Illa; me pasó lo mismo que a ti y fue revivirlo todo.
    Aún así, sé que querré intentar un segundo embarazo, ¿a ti te dieron un tiempo mínimo de espera tras la cesárea de Illa para volver a quedarte embarazada?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s